¡Ser zurdo no es un problema!
10:00 AM / 19/04/2017-Mariana Tello / Tibisay Ríos
Agencias

La educación de un niño zurdo no tiene por qué ser distinta a la de un niño diestro. Lo único que pueden hacer los padres en el primer caso es apoyar, comprender y colaborar en gran medida para que sea más fácil para el niño  desenvolverse en un mundo pensado y diseñado para personas diestras.

La zurdera no es un problema. El problema reside solamente en asegurar la comodidad de los niños zurdos, evitando así su frustración o que se sientan discriminados.

“El niño zurdo al comienzo no se da cuenta de la problemática que va representar en su vida o el manejo de la lateralidad zurda puesto que las cosas cotidianas  están representadas para un mundo diestro. Aun cuando sean zurdos se les debe enseñar a realizar buenas o correctas posturas en  sus actividades como la escritura y no deben ser obligados a utilizar la derecha.   Es más común en los varones q en las mujeres. Las causas pueden ser genéticas, es decir, al momento del nacimiento por estrés falta de oxígeno etc. También se dice que maneja mejor todo su hemisferio izquierdo, que son más creativos e inteligentes puesto que tienen que adaptarse para poder manipular objetos para diestros”, precisó a Pitoquito la psicopedagoga 
 

 

¿Por qué se es zurdo?

 

Se calcula que son zurdas entre el cinco y el diez por ciento de las personas (más varones que mujeres). Los zurdos lo son de nacimiento, y lo son, según la explicación científica, a causa de una configuración cerebral distinta a la de los diestros. Parece que hay una influencia genética: un niño tiene el diez por ciento de posibilidades de ser zurdo si su padre lo es, el veinte si lo es su madre, y el cincuenta si lo son ambos.

 

Descubriendo la mano dominante

 

En los dos primeros años los niños no muestran preferencia por ninguna mano, aunque después de cumplir el primer año se aprecia a veces que una es más habilidosa que la otra.

La tendencia natural se aprecia con ciertos juegos. Entre los siete y los diez años se produce la independencia absoluta de la mano derecha respecto de la izquierda (la auténtica lateralización). La organización de los movimientos, el ajuste motor, exige que un lado tome la dirección y el dominio sobre el otro.

 

Superar las dificultades en el colegio

 

En la actualidad los profesores no dan importancia al hecho de que un niño escriba con la izquierda. No obstante, conviene advertirlo en el colegio, ya que es frecuente que los zurdos tengan algunas dificultades en los primeros aprendizajes escolares, sobre todo en lectura y escritura:

Mientras sus compañeros se limitan a tratar de hacer bien las letras, ellos tienen que empezar por vencer otras dificultades. Al escribir con la izquierda, pero hacia dentro y no hacia afuera, parece que lo hacen contra corriente. A menudo se les agarrota la mano, cogen una mala postura y su letra es torpe e insegura.

También pueden confundirse más de lo normal cuando leen.

 

¿Cómo ayudarles?

 

Las dificultades se acaban superando con una actitud comprensiva y apoyo.

Conviene enseñarles a sentarse correctamente para trabajar y darles instrumentos adaptados a su mano izquierda (tijeras especiales, por ejemplo).

Si su compañero es diestro, es mejor que ellos se sienten en el lado izquierdo de la mesa, para que su mano tenga libertad de movimientos.

Hay que procurar que la luz venga siempre por el lado derecho, para evitar que ellos mismos se hagan sombra en el papel con su propia mano.

Para no tapar o emborronar ellos mismos lo que escriben, suelen hacerlo con la mano en gancho. Deben coger el lápiz un poco más lejos de la punta e inclinando un poco el papel a la derecha.

 

¿La vida es más complicada?

 

La sociedad está pensada para los diestros. La mayoría de los utensilios de nuestra vida diaria están diseñados para ser utilizados con la mano derecha: tijeras, pupitres, la cuerda del reloj, las cámaras fotográficas, las marchas del automóvil, el ratón y el teclado del ordenador... Pero también se fabrican objetos específicos para zurdos.

Conoce las características de la amigdalitis en los niños
Publicidad
Publicidad
0Comentarios