Facetas
Transexualidad vs Ignorancia y prejuicio
09:00 AM / 30/04/2017-Alberto Barradas
Archivo

Hay varias formas de descubrir la ignorancia de alguien, una de esas formas es ver cómo reacciona ante la transexualidad. Este es un trastorno de la identidad sexual, pero el ignorante no entiende eso. Claro, tiene un trastorno llamado prejuicio.

En cuanto a la transexualidad, quien la rechaza es un transfóbico. Yo lo llamo ignorante. No tengo reparo en rechazar toda forma de discriminación sexual, más cuando eso viene con ínfulas de moral. La transexualidad no es una enfermedad, es un trastorno de la identidad sexual. El individuo nace en lo que él siente “un cuerpo que no es suyo”. Es cierto que todos ignoramos muchas cosas pero cuando esa ignorancia viene dada con un dejo de rechazo, es prejuicio, la peor de las ignorancias.

El DSMIV, EL CIE10 y la OMS califican la transexualidad como trastorno (el individuo sufre por tal condición), pero no como enfermedad. El transexual vive etapas de mucho sufrimiento, mas esto no es debido a su transexualidad, sino por una sociedad prejuiciosa y primitiva.

El transexual no acepta su cuerpo, de hecho lo rechaza, por eso se considera trastorno (que no es lo mismo que enfermedad) . Imagínate nacer en un cuerpo que no consideras tuyo, con una manera de ver y sentir totalmente diferente. Quiere elegir pero su cuerpo no lo deja.

Es estar encerrado en un cuerpo que no expresa quien en realidad eres. Por su parte, el transfóbico no entiende que su prejuicio va en contra de un individuo que no eligió nacer así. Contrario a lo que se cree, el transexual no es homosexual sino es alguien que siente que es hombre o mujer, en un cuerpo que siente que no le pertenece.

El cambio de sexo es la recomposición artificial de identidad sexual acorde a lo que siente el transexual; desde su perspectiva no siente que le van a “cambiar de sexo” (cuando lo operan), sino, finalmente será quien él/ella siente que es.

Existen teorías que establecen que la transexualidad es un desorden neurológico, pero las pruebas no son concluyentes. Decir que la transexualidad es un asunto de escogencia es como decir que Cristóbal Colón descubrió Marte. No se puede ser más ignorante.

Resulta imperativo destacar que un transexual así como un heterosexual pueden ser homosexuales pero eso no es inherente a su identidad sexual. El transexual sufre por no estar en un cuerpo que el sienta suyo y además, sufre por la cuerda de prejuiciosos que le hacen la vida imposible.

La transexualidad no es algo que se pega, enseña o imita. Es una disforia sexual. ¿No sabes que es disforia? Usa Google. Nadie criticó a R. Martin cuando salió del closet después de muchas relaciones hetero. A B. Jenner le critican hasta que fue deportista.

Así como un homosexual reprimido puede estar muchos años así, un transexual puede vivir media vida ocultándose incluso de sí mismo. La transexualidad es un trastorno de identidad de género, la homosexualidad es un asunto de orientación sexual. ¿Es tan difícil entender?.

El género es hombre o mujer, la orientación sexual es si me gusta hombre, mujer, ambos o ninguno. Entonces se trata de un problema de género.

La transexualidad en términos de manuales diagnósticos carece de delirio y de trastorno de personalidad, por eso no se diagnostica como enfermedad. Las etapas por la que vive un transexual antes de darse cuenta de sí mismo son generalmente muy dolorosas en términos emocionales.

En primer lugar, un transexual (varón) experimenta una profunda confusión. Él se siente hembra en un cuerpo de varón, así que lucha por encajar. La segunda etapa es la represión. El transexual busca reprimir lo que siente y actúa como la sociedad le dice que debe actuar.

Luego se abre paso al travestismo, donde se viste de mujer para dejar salir tanta represión.

Esto es solo una etapa, no se queda allí. Tras superar la represión, empieza la búsqueda de que su cuerpo se parezca a la noción que tiene de sí mismo. Esta etapa de modificación corporal no necesariamente incluye cambio de sexo. Para llegar allí quema etapas previas.

Por último, viene el cambio de sexo con lo que el transexual supera la disforia de género. En muchos países hasta es un asunto de salud pública.

En todo este panorama complicado para el transexual, entonces viene la sociedad y lo humilla, juzga, dice que es un enfermo, etc. Y peor aún, en muchas religiones se considera la transexualidad como un pecado, como si la persona escogió ser así. La transexualidad no se escoge. Punto y final

Publicidad
Publicidad
0Comentarios
Más notas de Facetas
Ver mas